onCareers Blog

7 pasos para controlar tu carrera

Por LHH Chile

Las personas con mentalidad profesional hoy entienden que el cliché de la escalera corporativa ha desarrollado una serie de peldaños rotos.

Una carrera profesional típica ya no es lineal sino que se asemeja más a un laberinto. Comúnmente toma la forma de movimientos laterales, proyectos especiales y asignaciones interfuncionales. Recuerda que “subir” no es la única o la mejor manera de progresar en tu carrera.

Entonces, si tu carrera profesional es uno de tus activos más valiosos, ¿por qué la mayoría de la gente sigue siendo reacia a tomar el control y espera que otra persona lo administre? Creen que su dedicación y logros hablarán por sí mismos. Sus gerentes verán lo que han contribuido y serán recompensados ​​sin ningún tipo de autopromoción. Simplemente se sentarán y esperarán.

La realidad es que no debes ser espectador de tu propia carrera. Asciende y conviértete en un participante activo. Si bien no puedes predecir cada desvío, saber cómo administrar tu carrera profesional es el primer paso.

  1. Identifica tus activos profesionales: ¿quién eres y qué tienes para ofrecer?
  • Desarrolla un inventario de tus habilidades, intereses y competencias centrales.
  • Toma nota de cualquier habilidad o conocimiento que sea débil y necesite mejorarse.
  • Registra todos tus logros profesionales y personales significativos para correlacionarlos con la lista de competencias básicas.
  1. Descubre cómo te perciben: ¿qué habilidades y contribuciones ven otros en ti? Cada uno posee muchas habilidades innatas y rasgos que no reconocemos como valiosos pero que si están a la vista de las personas con las que trabajamos.
  • Busca activamente sugerencias y consejos de compañeros, subordinados y superiores.
  • Realiza evaluaciones detalladas para comprender mejor tus características personales, valores, preferencias de carrera y estilo de trabajo.
  • Busca mentores. Estas personas pueden proporcionar una guía y apoyo invaluables.
  1. Conoce el mercado y su competencia. En caso que estés buscando oportunidades para expandir tu carrera en tu organización actual o en una nueva dirección, debes tener en cuenta las características del mercado, su constante cambio y cómo estos factores te afectarán.
  • ¿Qué iniciativas o estrategias está emprendiendo tu empleador actual?
  • ¿Cuáles son las tendencias actuales en la industria?
  • Evalúa regularmente el mercado global. ¿Qué está sucediendo en el mundo que podría afectar directamente tu negocio o línea de trabajo?
  • Mantente actualizado sobre las nuevas tecnologías que podría adaptar a su conjunto de habilidades personales.
  1. Dale forma a tu marca personal. Haz un inventario de lo que eres, lo que tienes para ofrecer y las expectativas del mercado para ayudar a darle forma a tu marca personal. Nunca olvides que eres un producto que una empresa puede comprar / contratar y por ello debes tener tu propio conjunto de características, beneficios y oferta de servicios.
  • ¿Qué quieres que represente tu marca?
  • ¿Qué tipo de imagen quieres proyectar?
  • ¿Sabes qué te diferencia de tu competencia personal?
  • Comprende las necesidades de tu audiencia y el mercado.
  1. Conoce tu valor. El valor en el mercado fluctuará dependiendo de una serie de variables. Incluso los mejores y más brillantes pueden encontrar que han sido devaluados debido a un desequilibrio entre la oferta y la demanda o a una economía pobre. Teniendo en cuenta las condiciones del mercado, tu valor necesita considerar la suma de:
  • tus habilidades (aprendidas, transferibles e innatas)
  • experiencias relacionadas con la vida y el trabajo
  • logros personales y relacionados con el trabajo
  • entrenamiento y educación
  • rasgos individuales (características)
  1. Establecer objetivos y desarrollar una asociación. Incorpora la configuración de objetivos en tu vida. Establece una combinación de objetivos a corto y largo plazo que te desafíen tanto personal como profesionalmente. Un aspecto importante del establecimiento de objetivos es escribirlos.
  2. Un proceso constante. La gestión activa de carrera es una práctica permanente. Nos exige realizar comprobaciones periódicas de mantenimiento para garantizar que las habilidades, el entrenamiento y la experiencia que poseemos nos posicionen para el futuro.

Nuestras carreras nos llevarán a un viaje sinuoso y emocionante. No comiences a administrarla cuando estés en peligro o en crisis. Debes tener en cuenta que tomar el control de tu carrera profesional requiere un compromiso activo de por vida.

Por Diane Cobbold

Buscar por Etíquetas