onPeople Blog

El poder de capacitar al personal

Por LHH Chile

Mientras que la inteligencia artificial está influyendo cada vez más en cómo se hace el trabajo (considere los avances en el uso de robots y aviones no tripulados), las organizaciones todavía dependen de la gente para desarrollar relaciones, presentar propuestas y lograr ventas de productos y servicios.

Sin embargo, es posible que se esté tratando a los colaboradores como robots y aviones no tripulados, esperando que el trabajo se realice dentro de parámetros estrictos que, muchas veces, desalientan la autonomía, la creatividad y la toma de decisiones. Si se continúa de esta manera, las organizaciones tendrán que sufrir inevitablemente las consecuencias de un personal sin poder, con baja participación, falta de innovación y deficiente servicio al cliente, por nombrar algunos efectos posibles.

Por esto le ofrecemos tres pasos básicos para potenciar a su personal y crear mayores niveles de compromiso y participación:

Cree espacios donde sea posible aportar opiniones.

Esto es saber pedir la opinión de los miembros de su equipo para desarrollar ideas conjuntamente. Los colaboradores que no tienen autoridad para tomar decisiones a menudo sienten que su destino está determinado por otros. Sin embargo, si cuentan con el espacio para opinar y sienten que sus comentarios son escuchados, se impulsará su autoestima y se creará una cultura de apropiación de los objetivos del negocio.

Comunique rutas claras para procedimientos.

Esto se puede practicar, por ejemplo, cuando se identifican con claridad las prácticas de contratación interna, lo cual no solo cultiva la transparencia, sino que contribuye a formar a los directivos para que actúen como mentores. Fomentar la comunicación abierta de los líderes impulsa la gerencia de carrera de quienes trabajan con ellos. A través de discusiones formales e informales y con el uso de evaluaciones de desempeño individual, los directivos pueden identificar aquellos colaboradores que están listos para aceptar y manejar mayores responsabilidades, al tiempo que los guían para identificar nuevas oportunidades.

Proporcione oportunidades para la toma de decisiones.

Si bien los individuos necesitan una estructura básica para desempeñarse, los líderes también deben permitir cierta flexibilidad en la forma como se hacen las cosas. De esta forma, los colaboradores con autonomía pueden mejorar sus habilidades para la toma de decisiones y desarrollar estrategias tendientes a re-diseñar prácticas que mejorarán el servicio al cliente y la eficiencia de sus procesos en general.

La continua capacitación del talento debe ser una prioridad. Un ejemplo de esto es The Ritz-Carlton, reconocido a nivel mundial como estándar de oro en servicio. Este hotel permite que todo el personal, sin la aprobación de su gerente general, pueda gastar hasta US$2.000 en un invitado, a fin de “crear una experiencia excepcional”. En lugar de fomentar una mentalidad donde los empleados son como un drone, el Ritz-Carlton reconoce el poder de la capacitación y la autonomía de las personas para tomar decisiones.

Últimas Publicaciones

Buscar por Etíquetas