onCareers Blog

Gut Check: Su organización está rodeada de noticias falsas?

Por LHH Chile

VINCE MOLINARO

Noticias falsas: dos palabras que se han vuelto muy prominentes en nuestro léxico diario en los últimos dos años. El presidente de EE. UU., Donald Trump, se ha enfocado en ellas cada vez que acusa a cualquiera que lo critica de difundir noticias falsas.

Como el tema de las noticias falsas se ha convertido en un lugar común en nuestra sociedad, estamos empezando a apreciar el impacto. Muchos, incluido Tim Cook, de Apple, creen que las redes sociales están siendo manipuladas para difundir noticias falsas de una manera que genera división y desconfianza.

Como resultado, también se están realizando investigaciones para comprender la dinámica en juego. Estaba particularmente intrigado por un informe de investigación reciente que analizó la proliferación de plataformas de noticias falsas y cómo se comparten a través de las redes sociales.

El estudio más grande de todos los tiempos sobre este fenómeno fue realizado por científicos de datos del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Estudiaron 126,000 noticias falsas diferentes en Twitter entre 2007 y 2016 que fueron creadas por más de tres millones de usuarios individuales. Se identificaron como falsas utilizando un consenso de análisis de organizaciones de verificación de hechos establecidas.

El estudio encontró que la información falsa “se difunde significativamente más lejos, más rápido, más profundo y más ampliamente que la verdad en todas las categorías de información”.

¿Por qué lo falso es más atractivo que genuino? Los investigadores descubrieron que las falsedades eran más novedosas, alarmantes o atractivas, y que, por lo tanto, tenían más probabilidades de ser compartidas por otras personas que las noticias reales.

Al reflexionar sobre los hallazgos de este estudio, de inmediato comencé a hacer un paralelo con lo que veo que sucede en las organizaciones. Estoy seguro de que lo has visto.

Lo que puede comenzar como chismes alrededor del enfriador de agua, puede convertirse en algo mucho más pernicioso. Los rumores maliciosos, o verdades a medias compartidas entre colegas, actúan como lo que yo llamo “noticias falsas de la organización”. Si no se controlan o gestionan, puede erosionar los esfuerzos de una empresa para ejecutar su estrategia y generar compromiso entre los trabajadores porque distraen a las personas y pueden cultivar la disidencia interna.

Muchas veces, las noticias falsas organizacionales se pueden crear a partir de circunstancias realmente extrañas.

Mi equipo y yo trabajamos con una organización donde los empleados corporativos se habían mudado a un edificio de oficinas recientemente renovado. Poco después de que se cambiaron, mi equipo y yo llegamos para hacer un entrenamiento de liderazgo. Y durante todo nuestro tiempo allí, mis colegas escucharon una historia particular contada una y otra vez.

Aparentemente, todos los ascensores en el edificio permanecían estacionados en el sexto piso de la torre de oficinas. Los empleados estaban extremadamente molestos por esto, porque resultó que este era el piso donde el equipo ejecutivo tenía su lugar de trabajo.

La historia que escuchamos se centró en la afirmación de que ellos habían programado deliberadamente que los elevadores se desplazaran desde el sexto piso para que no tuvieran que esperar tanto tiempo para subir o bajar del edificio. La historia se convirtió en una queja básica sobre la sensación de derecho del equipo ejecutivo y la indiferencia hacia otros empleados.

Esta historia siguió apareciendo tan a menudo, que me sentí obligado a plantear el problema con el equipo ejecutivo. Lo que encontré fue bastante intrigante.

Resulta que el CEO y cada miembro de su equipo ni siquiera sabían que los ascensores estacionaban en el sexto piso cuando no estaban en uso. El ejecutivo responsable de las instalaciones estaba tan molesto que decidió profundizar en el tema y descubrió que se trataba de una función de programación heredada del inquilino anterior.

Nadie había manipulado los ascensores. Sin embargo, gracias a la incapacidad de los colaboradores de separar los hechos de la ficción, se convirtió en una verdad del Evangelio.

En muchos sentidos, este es un buen ejemplo de cómo las noticias falsas se pueden propagar como un reguero de pólvora en una organización.

También muestra cómo los líderes deben estar atentos al lidiar con las noticias falsas en las compañías.

En mi experiencia, las organizaciones son especialmente vulnerables a los rumores en tiempos de cambio. Siempre hay especulaciones sobre el destino de un alto ejecutivo y si él o ella está siendo despedido o retirado. O bien, hay especulaciones rampantes sobre las motivaciones detrás de una adquisición, una fusión o la venta de una división. En ausencia de hechos, las teorías conspirativas prosperarán.

Los líderes deben estar al tanto de las noticias falsas antes de que se vuelvan virales. Aquí hay algunas ideas para considerar:

  1. Encuéntralas: mantente atento a las noticias falsas en tu organización. El equipo ejecutivo que mencioné anteriormente no sabía que esta noticia falsa se estaba perpetuando internamente. No seas el último en descubrir que las noticias falsas han infectado a tus tropas.
  2. No lo disemine: como líder, cuando escuche algo que no tiene sentido, no se lo contagie a otros. Cuando aquellos en posición de autoridad difunden noticias falsas, agregan credibilidad a información que de otra manera no sería increíble.
  3. Llegue a la raíz de la historia: profundice más para comprender cómo comenzó la historia. En mi experiencia, a menudo esto no está motivado por intenciones maliciosas. Sucede porque la gente necesita tener significado y lógica en su trabajo. Las cosas deben tener sentido y cuando no lo hacen, las historias comienzan a crearse.
  4. Comunique noticias reales: en mi experiencia, lo más importante que un líder puede hacer para combatir las noticias falsas de la organización es brindar claridad y comunicarse continuamente con su gente en todo momento. Mantener a la gente en la oscuridad crea condiciones maduras para la creación y diseminación de noticias falsas.

Recuerde, en ausencia de la verdad, la gente tiende a crear su propia versión incorrecta de lo que está sucediendo. Recuerde también que, en ausencia de un flujo constante de información sólida y veraz, la gente recurrirá a la especulación, a la retórica alarmista o a teorías a medio cocinar.

El único antídoto para esas tendencias es un líder dispuesto a participar en una comunicación clara, consistente y efectiva.

Buscar por Etíquetas