onCareers Blog

No es demasiado tarde para cambiar quien eres

Por LHH Chile

“No soy un buen oyente. Nunca he sido un buen oyente. Nunca seré un buen oyente.”

“Soy tímido. No hablo mucho en reuniones. Lo hago mejor uno a uno.”

“Soy muy bravo. Me molesto fácilmente. Pero la gente sabe que soy yo.”

 

Escucho este tipo de frases de personas que han construido sus debilidades basándose en su identidad. Se dicen a sí mismos que son malos oyentes, o contribuyentes reacios, y al hacerlo, dan garantía de que será para siempre.

Tuve una experiencia personal muy profunda la semana pasada, que me está haciendo reflexionar sobre cuánto se puede lograr si se está dispuesto a desechar las etiquetas mentales.

Toda mi vida, he sido poco atlética. En el colegio mis compañeros se reunían para jugar, yo era la última elección del capitán en cualquier deporte. No podía correr, no podía tirar, y no podía atrapar. Ser poco atlética era parte de quién era. (Yo era inteligente y musical, y eso era bastante bueno.)

 

Hasta que un día.

Estaba hablando en una conferencia y compartiendo el escenario con un astronauta, un medallista olímpico de oro, dos entrenadores olímpicos y algunas otras personas de alto rendimiento. No estoy segura de por qué, pero en algún momento de ese día decidí que ya no iba a ser poco atlética. Me robé una palabra de uno de los presentadores y la adopté #fortaleza como mi nuevo mantra.

Volé a casa, llame a un gimnasio, contraté a un entrenador personal y comencé a poner en forma quién era yo. Me subí en una trotadora por primera vez. Empecé a levantar pesas. Llevaba lycra en público.

Así que cuando recibí un correo electrónico esta primavera preguntando quién quería unirse al equipo de Lee Hecht Harrison en la carrera contra el cáncer, me inscribí. Me inscribí para correr 223km en dos días. Cuando me inscribí, no tenía una bicicleta de carretera. El viaje más largo que había hecho en mi vida fue de 8 kilómetros. Tuve 4 fines de semana disponibles para entrenar.

El fin de semana anterior, recorrí los 223km. Lo hice por las colinas, incluso cuando otros desmontaron y caminaron. Yo seguí a través de los 65 km de lluvia el segundo día. Claro, crucé la meta una hora después de que mis colegas hubieran terminado sus cervezas de celebración y se hubieran dirigido a casa, pero crucé la meta.

Pero de todo lo que saque de esta experiencia tan sorprendente, aquí está algo que sigo pensando. En los últimos kilómetros, la gente se agrupo en las calles con sus letreros pintados a mano. Mientras gritaban y gritaban, las lágrimas comenzaron a fluir por mi rostro. No eran lágrimas de agotamiento, eran lágrimas de alegría y orgullo. En esos últimos kilómetros, me di cuenta que durante 43 años, he sido la que tiene el letrero pintado a mano. Y ahora yo era la que estaba en la bicicleta. Mi auto-percepción estaba equivocada. Una persona poco atlética no puede recorrer 223km. Es evidente que la etiqueta ya no encaja.

Una semana después, todavía estoy acostumbrando a mi nueva auto-imagen. Todavía comprendiendo lo que significa ser capaz de vivir sin el peso que siempre he sentido de ser el poco atlética, rodeada de amigos que están tan en forma. Todavía no estoy segura de a dónde me llevará, pero estoy emocionada de saberlo. Se siente genial. Estoy orgullosa de mí misma.

¿Quién quieres ser?

Recientemente, vi que la persona que no escuchaba a los demás elegía escuchar bien. Resultó tan natural para él como montar en una bicicleta para mí, pero eso no importaba. Él sabía que sería difícil e hizo el esfuerzo para realmente comenzar a escuchar. Y su demostración de que podía escuchar atentamente y oír abiertamente tenía un impacto tan profundo en él y su equipo como la carrera lo fue para mí.

Tienes exactamente esa misma opción. Usted puede decidir ahora mismo estar listo para arrojar las etiquetas que usted no quiere más. Usted puede ser un networker, usted puede ser un orador, usted puede ser valiente, usted apenas tiene que decidir quién quiere ser y después hacer las cosas para serlo. Seguir haciendo sus etiquetas poco a poco hace más difícil cambiarlas. No lo creerá al principio, pero como yo, en algún momento tendrá tanta evidencia que contradice su antigua etiqueta que ya no tendrá sentido.

Le insto a que pruebe esto. Deseo para usted la misma sensación de orgullo y logro que sentí cruzando la línea de meta. Usted merece sentir la alegría de quitarse un peso de la única cosa que usted nunca ha querido realmente de usted.

 

Fuente: Lee Hecht Harrison 

Últimas publicaciones

Buscar por Etíquetas