onPeople Blog

Por qué es hora de medir el capital humano como un activo y no como un costo

Por LHH Chile

Dan Lett, Transformation Insights, LHH

Después de trabajar con empresas de todos los tamaños en más de 20 países en cuatro continentes, Ian Williamson ha llegado a una conclusión importante: el mundo está a punto de dar un salto cuántico en la forma de ver el capital humano.

El decano de la Escuela de Negocios de la Universidad de Victoria, Nueva Zelanda, les señaló a los principales líderes empresariales que asistieron al Foro Mundial de Negocios en Nueva York (2019), que el salto cuántico involucrará a las compañías que vean el capital humano más como un activo que como un gasto.

Es un concepto bastante simple, señaló Williamson, pero requerirá de un cambio importante en la forma en que invertimos y valoramos a los empleados.

“Estamos lidiando con un cambio fundamental en la base de nuestra economía, que ha delineado la forma en que las organizaciones crean valor. Esto, a su vez, determina la manera en que se valora a las personas dentro de la organización”, comentó Williamson en una entrevista antes de su discurso de apertura en el foro.

En su mayor parte, las empresas han sido condicionadas para ver la mano de obra como un gasto y los activos como inversiones. Este concepto surge de una época en que las compañías hicieron la mayor parte de sus inversiones en los activos físicos necesarios para producir un bien o un servicio. La mano de obra, en su mayoría no calificada y fácilmente disponible, era parte de la sobrecarga de producir un bien o un servicio, separado y aparte de los activos.

Esa opinión tradicional, según Williamson, ha sido completamente interrumpida. Ahora, las actividades de mayor habilidad como la fabricación de alta tecnología, el diseño de un software, la biotecnología, la atención médica y la información y las comunicaciones, requieren mayores niveles de educación y capacitación. Se están eliminando gradualmente muchos procesos humanos de baja habilidad, mientras se crean más empleos para personas con habilidades especializadas que innovan y tienen la capacidad de aprender y adaptarse continuamente.

Sin embargo, la contabilidad empresarial no permite que una empresa registre el reclutamiento o la contratación de talentos como una inversión. Esas actividades deben registrarse como un gasto.

“Sabemos que las personas no son realmente un gasto”, reflexionó Williamson, quien a continuación aclaró: “la definición técnica de un activo es algo adquirido hoy que tiene el potencial de generar un beneficio en el futuro. Eso se parece mucho al capital humano, pero no es así como lo registramos en nuestras finanzas. Ese es el salto cuántico en mi mente “.

Aunque es poco probable que los principios de la contabilidad empresarial cambien, ya que las compañías reservan los costos asociados con el capital humano, es posible cambiar la forma en que se ven los costos laborales internamente, concluyó Williamson.

Según el académico, las compañías más exitosas comenzarán a ver el capital humano como un recurso renovable, en lugar de algo que puede descartarse y reemplazarse por capricho. Como un activo, la mano de obra es algo que debe gestionarse para ser sostenible y proporcionar el mayor valor posible.

Últimas Publicaciones

Buscar por Etíquetas